DERECHOS DEL PACIENTE RENAL

 

Versión en español de: “Principles of Care for Chronic Renal Insufficiency”, en http://www.kidney.ca/profil-eng.htm

* El tratamiento de la Insuficiencia Renal Crónica (IRC) debe estar al alcance de todos los individuos que puedan y deseen beneficiarse con él, sin importar edad, sexo, raza, situación laboral, ubicación geográfica, condiciones de comorbidad, discapacidad física o mental.

 
* Todos los individuos con IRC e indicación médica deben ser referidos a tiempo para tratamiento de diálisis o transplante.

* Todos los individuos con IRC deben tener acceso a un tratamiento ético completo e ininterrumpido y servicios de apoyo dirigidos a optimizar los resultados y la calidad de vida de los pacientes.

* Todos los individuos con IRC deben tener acceso a un equipo interdisciplinario de atención médica calificado como parte de un tratamiento completo e ininterrumpido.

* Todos los individuos con IRC y sus familias deben recibir información sobre todas las opciones de tratamiento de forma que estén en condiciones de participar completamente en las decisiones de su cuidado y realizar elecciones con conocimiento.

* Todos los individuos con IRC tienen el derecho a negarse o suspender el tratamiento y a ser apoyados en su decisión.

* Ningún individuo con IRC debe verse privado del acceso a los medicamentos y suplementos nutricionales necesarios por no poder pagarlos.

 

El tratamiento y los servicios de apoyo para la IRC deben ser brindados en forma consistente y eficiente en toda Argentina.

Definiciones:
Insuficiencia Renal Crónica (IRC): Estado en el cual los riñones están dañados y funcionan a menos del 50% de su capacidad normal. La medición de la función renal se realiza a través de exámenes de laboratorio que incluyen creatinina sérica y/o clearance de creatinina con recolección de urina de 24 horas. Existe buena evidencia que sugiere que las personas con menos del 50% de su función renal casi invariablemente desarrollan una pérdida progresiva de la función y requieren terapia de reemplazo renal (diálisis o transplante) en algún momento. Por lo tanto, el término IRC abarca individuos de un grupo mayor que aquellos que están en tratamiento dialítico o han recibido un transplante.

Individuos:
Un tomador de decisiones por sí mismo o en forma delegada en el caso de niños o individuos mentalmente incapaces.
Completo e ininterrumpido: La necesidad de que exista un amplio espectro de servicios interdisciplinarios de distinta índole para ayudar a los pacientes y sus familias a prepararse para la etapa pre-diálisis y hacer frente a la terapia de reemplazo renal (diálisis o transplante) como así también a las demandas físicas, sociales, emocionales y espirituales de la enfermedad, terapia de reemplazo, y/o la decisión de negarse al tratamiento o discontinuarlo.

Comorbidad:
La co-existencia de otras enfermedades (por ej. diabetes, hipertensión, fallo cardíaco, retardo en el crecimiento, etc.) que puedan estar presentes junto con la insuficiencia renal crónica. (Aunque tales condiciones puedan impactar en el cuidado del paciente, no deberían ser usadas por sí mismas como un criterio para excluír a ningún paciente de recibir la terapia óptima dirigida a mejorar la calidad de vida).

Tratamiento ético:
La necesidad de que el cuidado ofrecido a los pacientes sea consistente en todo momento con las normas más altas de práctica ética que hayan sido adoptada por las distintas disciplinas de la salud.

Servicios de apoyo:
Los distintos servicios médicos, de enfermería y otros interdisciplinarios que son vitales para asegurar la calidad de vida de los pacientes con insuficiencia renal crónica. Incluiría servicios tales como el cuidado médico, quirúrgico y de enfermería, y –cuando corresponda- servicios tales como consejos sobre la dieta, terapia física y ocupacional, apoyo de trabajo social, consejo psicológico y apoyo económico, etc.

Equipo interdisciplinario de atención médica:

El hecho de que el cuidado de los pacientes con insuficiencia renal crónica es complejo y requiere el aporte de muchos diferentes profesionales quienes deben trabajar juntos en forma consistente y coordinada para alcanzar las metas del paciente y su familia con respecto al tratamiento. El equipo se forma con individuos tomados de una variedad de campos tales como medicina, cirugía, enfermería, nutrición, farmacia, capellanía, trabajo social, terapia física y ocupacional, psicología, psiquiatría y otras disciplinas profesionales, además de voluntarios.

 

Fuente: CADRA

 

 

Volver a Página Principal